Propiciar en promover e incentivar una comunidad

Propiciar
un ambiente seguro, brindando una educación de calidad donde los niños y niñas
puedan realizar sus actividades sintiéndose protegidos, libres de incidentes debe
ser una prioridad para las instituciones educativas, en el cual los directivos
de la institución son los principales encargados en promover e incentivar una
comunidad educativa segura en la que se facilite el optimo funcionamiento del
desenvolvimiento escolar.

Al referirnos a un ambiente
seguro involucra
múltiples factores y ámbitos de un contexto, es decir, “todo aquello que rodea
al hombre, lo que puede influenciarlo y puede ser influenciado por él”, por lo
que el ambiente donde la persona está inmersa se conforma de elementos
circunstanciales físicos, sociales, culturales, psicológicos y pedagógicos del
contexto, los cuales están interrelacionados unos con otros. (Morales, 1999,
citado en García-Chato, 2014, p. 64).

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

Por lo tanto, las instituciones deben
estar preparadas para actuar en casos de emergencia, desarrollando así una
capacidad preventiva en toda la comunidad educativa mejorando así la calidad de
educación en los centros educativos y brindando asistencia oportuna en caso de
requerirla. Al desarrollar cada una de estos aspectos se obtendrá un ambiente
seguro en todos los ámbitos como lo menciona García-Chato.

Avanzado en el tema también es importante
mencionar acerca de la infraestructura de la institución educativa, ya que al
realizar las practicas preprofesionales observamos que cuenta con algunas
falencias como el exceso de
canaletas que pueden provocar caídas, ya que su estructura es muy peligrosa si
no se tiene el debido cuidado. Las instituciones educativas según los
Estándares De Calidad Educativa deben cumplir con los estándares de
infraestructura con la finalidad de alcanzar niveles óptimos de calidad en el
proceso de enseñanza-aprendizaje.

Política integral de seguridad escolar nos señala que la seguridad integral de la población estudiantil es
una prioridad para el Ministerio de Educación. 
Estamos conscientes de que, cerca de un tercio de la población
ecuatoriana, diariamente asiste y permanece durante varias horas dentro de una
institución educativa, por lo que debemos garantizar que tanto los espacios
físicos, como las actividades que allí se desarrollan sean seguras y libres de
peligros, que afecten o interrumpan el normal desarrollo de los procesos de
aprendizaje.

Al tener dicha información de la política
integral de seguridad podemos mencionar que las instituciones deben contar con
el establecimiento adecuado, contar con las distintas señales que adviertan de
algún peligro, campañas o charlas de
prevención que se dirijan tanto a padres como al personal docente, con una
brigada encargada del tema de la seguridad de la escuela en el cual ellos
realizan un plan de seguridad para actuar en caso de desastres naturales, o
accidentes, etc.

Las campañas
de prevención basados en la escuela disponen de varias ventajas. La primera es
que se dirigen no solo a los escolares, puesto que también implican a los
profesores, personal del centro y padres, con lo cual, este tipo de programas
pueden tener impacto sobre la comunidad entera, afirman (Pollán y Gabari, 1999).

 

 

Como
lo manifiesta el ministerio de educación con algunos objetivos (14 de octubre
de 2016). Artículo 2. Ministerio De Educación. “Objetivos. – La Política
Integral de Seguridad Escolar, a través del Sistema Integral de Gestión de
Riesgos Escolares, tiene los siguientes objetivos: a) Prevención y reducción de
riesgos integrales en la institución educativa; b) Preparación para enfrentar
emergencias; c) Desarrollo progresivo de las capacidades de autoprotección de
los estudiantes; y, d) Mejora continua de los procesos de seguridad escolar.”